Quiero compartir con vosotros una anécdota que recuerdo siempre en mis clases de comunicación web para hacer reflexionar a los alumnos sobre la importancia de cuidar la forma en que escribimos. Es fundamental revisar nuestros textos, bien los que redactamos para el contenido de una web, de un dossier, de un email, etc.; porque de esa revisión dependerá la imagen que ofrezcamos al destinatario de nuestro mensaje. Ya sabemos que “todo comunica” y en este sentido, no cuidar la estructura gramatical de una frase y el uso adecuado de las comas puede crear confusión en el significado de lo que queremos transmitir.

En este sentido, os cuento la anécdota:

El escritor José Antonio MillánEl escritor cuenta que el título de su libro (Perdón, imposible) fue inspirado por una anécdota atribuida a Carlos V, a quien en una ocasión le pasaron para firmar una sentencia que decía: “Perdón imposible, que cumpla su condena”. El emperador se sintió magnánimo y antes de firmarla cambió la coma de sitio y también la suerte del condenado: “Perdón, imposible que cumpla su condena”.

“Esto demuestra que una coma puede cambiar la historia”, concluye Millán.

Creo que es un buen ejemplo, de que somos dueños y esclavos de nuestras palabras pero no sólo cuando hablamos sino cuando escribimos también.

Sandra Jiménez Solís

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *